FANDOM


Joker (traducido como "el Comodín" y "el Guasón" en Hispanoamérica entre las décadas de los '50 y '80) es un personaje de ficción, perteneciente a DC Comics y el archienemigo de Batman. Es uno de los villanos más influyentes en la historia de los cómics, y uno de los mejor reconocidos a nivel masivo. Una amenaza para héroes y villanos, Joker es uno de los antagonistas más siniestros y peligrosos del Universo DC.

Su primera aparición se produjo en el cómic Batman Nº 1 a comienzos de 1940. La creación conceptual del villano fue concebida por el asistente de arte Jerry Robinson y luego rediseñada por el guionista Bill Finger y el dibujante Bob Kane, quien basó el dibujo definitivo del personaje en fotografías que Finger le entregó, del actor Conrad Veidt de la adaptación fílmica de "El hombre que ríe" (1928).[1]

El personaje es el responsable de muchas desgracias en la vida de Batman, como la muerte de Jason Todd, el segundo Robin, la parálisis de Barbara Gordon, más conocida como Batgirl, y la muerte de Sarah Essen-Gordon.

El Joker fue nombrado el octavo mejor personaje de cómics por la Empire Magazine[2] y el quinto mejor por la Wizard Magazine.[3] Y en el año 2008, alcanzó el puesto número uno en la lista de los 100 mejores villanos, también por Wizard.

Origen ficticio

En The Killing Joke (1988), el afamado guionista Alan Moore profundiza en una antigua historia escrita por Bill Finger llamada "El Hombre tras la Capucha Roja" (Detective Comics # 168, 1951) para contar un posible origen del Joker (ya que él mismo admite que no recuerda claramente como era su pasado y que siempre lo está reinventando). Aquí se le muestra como un ingeniero anónimo que deja su trabajo en una planta de químicos para convertirse en comediante, pero fracasa rotundamente. Desesperado por solventar económicamente a su esposa embarazada, accede a guiar a dos ladrones dentro de la planta y con esto ganar parte del botín. Mientras planeaban este robo en un bar, llega la policía y le informa que su esposa ha muerto electrocutada en un accidente casero. El ingeniero trata de salirse del plan, pero los ladrones le obligan a participar.

En la planta, los ladrones le entregan una máscara y lo nombran «Capucha Roja» (Red Hood). Una vez adentro, son detectados por el personal de vigilancia y los dos ladrones son abatidos por los disparos de los guardias, pero el comediante logra escapar. En ese instante aparece Batman y el villano, huyendo, cae hacia una mezcla de químicos del cual logra escapar al exterior a través de un tubo. Una vez afuera descubre que la reacción química le cambió permanentemente la apariencia a la de una especie de payaso: piel blanca, labios rojos y pelo verde. Según él, este cambio de apariencia, más los infortunios de un día, lo llevan a perder la razón y transformarse en el supervillano Joker.

La película de Tim Burton (Batman, 1989), adapta este origen creando al personaje Jack Napier. Este es un criminal que trabaja para el jefe de la mafia Carl Grissom, y un día junto a otros delincuentes, asaltan una planta de químicos, pero llega el comisionado Gordon con la policía para intentar detenerlos. Si bien la policía previamente había llegado al lugar con el corrupto teniente Max Eckardt para matar a Napier por orden de Grissom. Batman aparece y Napier intenta dispararle resultando herido él mismo y luego cayendo en una tina de mezclas químicas. Batman trata de salvarlo pero no lo consigue. Napier logra emerger, pero con una piel blanca, pelo verde y daños en su cara. Entonces visita a un cirujano clandestino para que le ayude a tener su figura nuevamente. Pero éste no puede hacer mucho, ya que debe trabajar con pobres intrumentos, y los nervios del rostro de Napier ya estaban demasiado destruidos. Por lo tanto, Napier termina teniendo su reconocida apariencia. Por otro lado, Bruce más tarde descubre que Napier además fue quien asesinó a sus padres muchos años atrás.

En la película The Dark Knight de Christopher Nolan, el Joker es un psicópata de pasado y nombre desconocidos, que se pinta el rostro de blanco y posee cicatrices en la boca emulando una sonrisa. En dicha película, contaba dos historias distintas sobre la causa de dichas marcas, en una atribuye sus cicatrices a un padre alcohólico que tras matar a su madre frente a él, le raja la cara para no verle tan serio, y en la segunda, su esposa, endeudada con apostadores, había sido desfigurada por un matón, por lo cual ella entra en una depresión. Entonces Joker se realiza los mismos cortes con la intención de apoyarla, pero ella termina abandonándolo. Ambas historias, dada la naturaleza del personaje, son interpretadas como farsas o bromas, lo que daría lugar a que la encarnación concuerde con las líneas del comic (a excepción del cambio de color en piel, labios y pelo debido al incidente con la sustancia química, dado el tono realista de la cinta).

En 1992, la saga de DC Zero Hour cambió el origen del Joker, volviéndolo al criminal sin pasado conocido y dejando fuera la historia de Red Hood, como la de la capucha, que pasa de criminal en criminal en diferentes atracos.

En 2005, Ed Brubaker y el dibujante Doug Mahnke crearon la novela gráfica El Hombre que Ríe (The Man Who Laught, en inglés), basada en cómics clásicos como "Batman contra el Joker" (Batman Nº 1, 1940) y "El Hombre tras la Capucha Roja" (Detective Comics # 168, 1951). La historia comienza con una serie de estrafalarios y atroces asesinatos a varios personajes célebres de Gotham que llaman la atención de Batman, llevándole por primera vez a un cara a cara con su más mortífero y desequilibrado enemigo. Este cómic toma al Joker original y busca convertirse en la actualización, y versión definitiva, de la primera aparición del Joker ante Gotham City y, por lo mismo, su primer enfrentamiento con Batman.

Análisis y Evolución del personaje

Con la evolución del universo de Batman, el Joker ha tenido básicamente dos encarnaciones distintas:

La imagen original fue la de un brillante criminal psicópata con tendencias al sadismo y un extraño sentido del humor de intenciones claramente patafísicas, atormentando a gente inocente y cometiendo crímenes curiosos y brutalmente inhumanos. Es la representación preclara del caos y el crimen en contraposición al orden y la justicia que encarna Batman.

La otra representación del Joker (muy influida por el Comics Code), fue la popularizada en los años 1950 y 1960, le caracteriza como un excéntrico ladrón de poca monta, falto de cariño y con un especial aprecio por los gags y la parafernalia bufonesca. Un personaje al más puro estilo camp, el cual tuvo su punto cumbre en la serie televisiva Batman de mediados de los años 1960.

Fue esta versión del personaje la que se popularizó mundialmente. Por ejemplo, en Hispanoamérica este gracioso y amanerado villano se ganaba las simpatías de los lectores y era traducido al español como "Comodín" o "Guasón" por la mexicana Editorial Novaro, principal exportadora de los cómics de Batman en nuestro idioma desde 1952 hasta principios de los '80, [5] arrastrando consigo la traducción (realizada en el mismo país por la compañía Cinematográfica Interamericana S.A. (CINSA) ) de la famosa comedia televisiva de los '60 y sus múltiples repeticiones.

La versión inocente del supervillano sería lentamente atenuada, principalmente gracias a las historias "Las Cinco Venganzas del Joker" (Batman #251, 1973) de Dennis O'Neil y "El Pez Sonriente/El Signo del Joker" (Detective Comics # 475 y # 476, 1978) de Steve Englehart, en donde nuevamente es descrito como el siniestro criminal y asesino original. A su vez que comienza a desarrollarse el concepto de que, para él, Batman ya no es una simple figura de autoridad policial que frustra sus planes, sino que comienza a ser parte central de la diversión en la creación y ejecución de sus obsesivos proyectos y carrera criminal.

Esta idea sería reforzada, e incluso tomada como "leit motiv" del Joker, por los autores Frank Miller, Alan Moore y Grant Morrison a partir de los años 1980, en los cómics The Dark Knight Returns, The Killing Joke y Arkham Asylum, respectivamente. Estos tres influyentes cómics, junto al film Batman de Tim Burton, devolvieron definitivamente la popularidad de Joker como un criminal psicópata y asesino que la comedia televisiva de fines de los años 1960 le había quitado.

De hecho, es a fines de esa década cuando Joker dispara a Barbara Gordon (dejándola inválida) y asesina al segundo Robin (en Una muerte en la familia) marcando al villano como una de los más peligrosas supervillanos del Universo DC.

En el cómic Arkham Asylum (1989), de Grant Morrison y Dave McKean, el guionista busca explicar, según su punto de vista, cómo funciona la mente del Joker: Está más allá de cualquier tratamiento psiquiátrico. Es un superdotado con un enorme potencial intelectual. Su cerebro recibe demasiados impulsos y no puede parar de recibir información. Es decir, es demasiado consciente del mundo que le rodea. Esta "superconsciencia" hace que su única forma de protegerse sea reinventarse cada día. Por eso un día es un bufón, otro día un psicópata. Su retorcido sentido del humor, su lógica oblicua y sus bromas de doble sentido completan ese cuadro mental que se centra, única y exclusivamente, en Batman.

En la década de 1990 apareció Harley Quinn, un personaje femenino creado como una simpática ayudante del Joker en Batman: La serie animada. Su aspecto era el de una Arlequín y, a medida que trascurrieron los capítulos, pasó a mostrar un fuerte interés romántico en el Joker. Este personaje se volvió tan popular que ha sido insertado en los cómics desde entonces.

En 1994, en Amor Loco el escritor Paul Dini y el dibujante Bruce Timm relatan el origen de la relación entre Harley y el Joker. Harley era la psiquiatra encargada de redimirlo, pero terminó uniéndose a él por amor. En aquella historia se hacía un especial énfasis en la manía del villano por inventar constantemente orígenes y así burlarse de quienes creen en él.

El año 2002 en la historia "Case Study" escrita por Paul Dini y dibujada por Alex Ross, para el comic "Batman: Black & White Volume Two", dos psiquiatras de Arkham describen al Joker como un genial delincuente y criminal que siempre ha estado completamente consciente de sus actos y, por lo tanto, debiera ser declarado cuerdo, llevado a la justicia y ser ejecutado. En el arco llamado Batman e hijo (Grant Morrison, 2006), un falso Batman disparó al Joker a quemaropa, hiriéndolo gravemente. Posteriormente, en otro relato del mismo guionista llamado El payaso a medianoche, el Joker que ha tenido que sufrir injertos faciales, envía a Harley Quinn a que elimine a todos sus antiguos secuaces para anunciar un nuevo renacimiento y transformación mental en Arkham Asylum y ante Batman. Esta reinvención es llamada "El Delgado Duque Blanco de la Muerte" (guiño a las mutaciones artísticas del músico David Bowie). Esta última historia fue escrita en forma de prosa por Grant Morrison e ilustrado por John Van Fleet, explorando la psique del Joker y extendiendo los conceptos introducidos en Arkham Asylum. Durante el 2008, el Joker reaparece en los cómics, descrito por el mismo guionista, como extremadamente cruel y sádico, pero a la vez más lúcido e inteligente que en sus anteriores versiones.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.